Jaca


Jaca

Jaca Jaca Jaca Jaca Jaca

Jaca en imágenes de un recuerdo que pudo nacer de 1950 en adelante

Mi página web sobre Jaca, la ciudad donde nací

Esta página web está dedicada a realizar un paseo visual por algunas partes de Jaca, ciudad en la que viví entre 1948, cuando nací y 1956 fecha en la que mis padres se trasladaron de ciudad, para vivir los próximos cuatro años en Amposta, provincia de Tarragona. No es de tipo exhaustivo porque harían falta miles de fotografías para poder presentar todos los lugares, todos los rincones bonitos de esta ciudad conocida como la Perla del Pirineo. Algunas veces se trata de fotografías del mismo lugar tomadas por mi hermano Eduardo cinco años después.

Algunas fotografías llevan un comentario asociado a algún recuerdo de la infancia, otras llevan a imágenes de los años cincuenta y la de la estación de autobuses, lleva a un breve paseo por Canfranc y Astún, o si lo deseas, directamente desde aquí, incluyendo un breve paseo por San Juan de la Peña, al que me llevó mi primo Enrique (ya fallecido), así como nos llevó al Fuerte de Rapitán pudiendo ver las vistas de Jaca desde allí. Hace muchos años que no nos vemos pero desde aquí le saludo a él y a su familia que se portaron muy bien con la mía.

Hubiera querido poner muchas más imágenes de zonas en las que hice fotografías, pero desafortunadamente no quedaron bien reveladas. Me han faltado imágenes de la calle del Obispo, la calle Echegaray, la calle Zocotín, el Paseo de la Constitución, el Paseo de la Cantera, la calle del Carmen con el pórtico de la Iglesia del mismo nombre, y más. Deberán de quedar para una futura ampliación.

Como he dicho anteriormente, mi estancia en Jaca fue desde mi nacimiento en 1948 hasta 1956 cuando mis padres se trasladaron a vivir a Amposta con su famoso Puente Colgante. Habría que añadir algunas estancias cortas cada dos años, pues mi padre quería que sus hijos nacieran todos en Jaca. Es decir, que hay fotografías aisladas cada dos años entre 1958 y 1964. Posteriormente, una estancia de 15 días de vacaciones con mi esposa e hijos que realizamos hace 24 años y algunas de las fotografías que aquí aparecen fueron realizadas precisamente durante esas vacaciones. Recuerdos para mi tía Isabel, hermana de mi padre ya fallecida hace años, por lo bien que nos trató en las mecionadas vacaciones, aunque mi prima Teresa y su marido Jacinto nos trataron muy bien igualmente.

Libros sobre Jaca

Página web para recopilar libros que traten sobre Jaca.



Primeras fotos de Jaca hechas por mí antes de hacer esta página.

Panoramic Jaca Pictures


Jaca "Perla del Pirineo"

Página web sobre Jaca, realizada por la fotógrafa Ana López Artillo, con muchas y bellísismas imágenes de nuestra ciudad. Le quiero dejar mi agradecimiento escrito porque ha conseguido que pudiera ver aspectos y zonas del lugar donde nací que sin sus preciosas fotografías no habría llegado a conocer nunca, al no vivir en Jaca. Gracias también por la generosidad de presentarnos a su familia más cercana.


Visión retrospectiva recordando la ciudad en 2022

Lo que escribiré a continuación, son recuerdos de la ciudad de Jaca, mejor dicho, son mis recuerdos de Jaca que no incluyen toda la ciudad. Aunque por el número de habitantes debería llamársela pueblo, fue nombrada como Ciudad por Felipe II debido a numerosas cualidades y situaciones históricas que tuvieron lugar en esas tierras donde nací, si bien años después por diferentes motivos se le retiró el título aunque siguió y sigue siendo el pueblo más grande y bonito de toda la cordillera Pirenaica. Jaca, tenía poco más de 950 habitantes en aquel entonces, año 1948 cuando yo nací, y ahora tiene cerca de 13.500. Mi padre quiso que todos sus hijos nacieran en Jaca así que como cada dos años mi madre se quedaba embarazada, íbamos para el nuevo nacimiento. Más tarde, nació mi hermana María Victoria, que fue la quinta, pero como ya nació en Zaragoza, no hicimos más viajes a Jaca.

En 1998 tendría 60 años y fue un primer regreso que hicimos a Jaca, después vendrían más a la llamada "La Perla del Pirineo" por ser quizás la ciudad más bonita de todos los Pirineos, puede buscarse en Google y allí hay muchísimos datos desde se creación hasta nuestros días. La he estado repasando con la ayuda del Google Maps e intentando corroborar que coincidieran las imágenes que allí se me monstraban con las que tenía y tengo permanentemente guardadas con mucho cariño en mi cabeza y en mi corazón, ya que, aunque sólo viví allí hasta los ocho años, ya que trasladaron a mi padre, que trabajaba en Correos, para trabajar en otra ciudad. Por cierto, estoy visionando en mi mente la puerta de la oficina de Correos ubicada en aquel entonces en la Plaza del Marqués de la Cadena, en frente de la Torre del Reloj también llamada Torre de la Cárcel pues durante algunos años se usó como prisión.

Uno de los recuerdos que me viene a la cabeza es el de un domingo que estábamos en misa en la iglesia del Carmen, situada en la calle del mismo nombre que aquí no sale pero es una derivación de la calle Ramiro I, y mis padres me habían comprado un juguete, se trataba de una réplica en metal de un Jeep del ejército nortamericano. Yo estaba trasteando con él y me lo metí en la boca pues no era muy grande y de pronto el volante se soltó y me lo tragué. Enseguida se lo dije a mi madre y mis padres asustados salieron corriendo de la iglesia en busca del único táxi que había en Jaca y fuimos a toda prisa en dirección a Huesca donde se hallaba el hospital más cercano donde había herramientas para extraerme el volante. Cuando me miraron, el volante ya había pasado por el esófago y por el estómago y se hallaba en los intestinos. El peligro era que el eje del volante se clavara o rrasgara alguna de las paredes de los órganos internos. Una vez en los intentinos los médicos le dijeron a mis padres que me hicieran comer muchas espinacas para ver si éstas envolvían el volante e impedían la peligrosidad de su eje. Cada deposición que hacía era inspeccionada hasta que apareció el volante totalmente rodeado de espinacas que impidieron que el eje se clavara en cualquier parte.

Otro recuerdo que me viene a la memoria es el del primer "TBO" como se llamaban entonces a los "comics" que lo vi anunciado en un escaparate de una librería que había en la calle del Carmen. Era uno de "Las aventuras del FBI" y me llamó la atención por las estrellas blancas con fondo azulado. Era una portada muy luminosa pero al abrirlo, no recuerdo quien sería el dibujante pero lo encontré tan oscuro que me disgustó y recuerdo que mi madre lo cambió por uno de "El Guerrero del Antifaz", que habiendo sido editado por primera vez en 1943, debía tener 10 años de antigüedad pues cuando me lo compraron era más o menos 1953. Recuerdo que esa fue mi primera colección de "tebeos" y que cuando en 1956 mi familia se trasladó a vivir a Amposta (Tarragona), allí lo seguí comprando y junto con Pantera y Pequeño Pantera Negra, más Superman, fueron mis primeros comics que coleccioné toda la vida.

Y hablando o, mejor dicho, escribiendo sobre recuerdos, me parece que cuando era pequeño era un poco o bastante "gamberrete" pues me viene la imagen de la calle del Coso nevada, en invierno lógicamente, y haber ido con el botijo a buscar agua a la fuente y al regresar para asustar a la única señora que pasaba por la calle, cogí el botijo delante de ella y lo tiré el suelo para que se rompiera. Luego tuve que inventarme una mentira para justificarlo ante mi madre.

O, con mi amigo Víctor, al final de la calle Ferrenal, bajando hacia la derecha estaban las cuadras del Cuartel Militar de los Estudios, con las caballerizas y nos entreteníamos en lanzar piedras por las ventanas encabritando a las caballos que asustados no hacían más que relinchar y dar coces, hasta que salieron dos soldados y empezaron a correr para cogernos. Primero cayó Víctor, después yo y los dos sufrimos la paliza que nos dieron los dos soldados y nos quedamos llorando sentados en el borde que daba al terraplén de bajada hacía la carretera y el río Gas con la Peña Oroel de fondo.

Como explico párrafos más abajo, Jaca fue una ciudad amurallada con siete torreones o puertas de entrada. Me resulta curioso en lo personal el tener recuerdos de una pequeña parte de esas murallas que después se fueron quitando y que tenían siete Puertas de entrada, que describe Jesús Pedro Juanin Esteban en su libro "Primer Viernes de Mayo. La historia jacetana" en la página 20 y ver que las Puertas 2 y 3 coinciden con lugares donde yo vivía y estaba cada día jugando con mis amigos, concretamente: "La Puerta de los Baños" que explica que es lo que hoy es Ramiro I, calle del Coso y Calle Castellar, que es justamente el lugar donde nací que entonces (1948) se llamaba Ronda de Baños y que recientemente la cambiaron por Avenida Oroel. Y "La Puerta de los Estudios" que Pedro Juanín explica que estaba cerca de las Eras de la Peña, escalinatas de la Pista de Hielo, donde hoy termina la calle del Ferrenal que es donde vivía mi tia Pilar y yo pasaba mi infancia yendo de mi casa a la de mi tía Pilar y viceversa por el hecho de que mi madre trabajaba con mi tía Pilar (en realidad era su tía) y mi padre que trabaja en Correos que por aquel entonces estaba muy cerca de ellí, en la Plaza del Marqués de la Cadena.

Jaca

La imagen de arriba muestra la casa donde nací, concretamente en el tercero segunda, que coge la mitad de la casa desde la parte derecha del árbol hasta el centro que está abalconado. Es precisamnte desde ese balcón desde donde, en Semana Santa, veíamos bajar hacia nosotros la procesión del Viernes de Semana Santa, una de las mejores, sino la mejor, de todo España pues aprovechaban las gran cantidad de soldados que estaban haciendo el servicio militar en Jaca y los vestían con trajes rojos de Romanos y era escalofriante, sobre todo para un niño que las estuvo viendo "conscientemente" entre los 5 y los 8 años. Posteriormente vi, por ejemplo, en Zaragoza la misma procesión del Viernes Santo y no tenía nada que ver, muchísimo más corta con muchísimos menos soldados romanos dándoles color y sonido con los tambores. "Mi casa" estaba situada en la calle llamada "Ronda de Baños", renombrada muy posteriormente como "Camino de Ronda de Baños" y posteriormente le pusieron el rótulo de su nombre justo al lado de "mi puerta" como "AVENIDA DE OROEL" y en esa misma altura se cruzaban frente a mi casa las calles del "Coso" y de "Ramiro I" haciendo el giro bajo mi balcón y subiendo por la calle Ramiro I. O sea, que la veíamos venir hacia nosotros de frente, girar y alejarse de espaldas. También, cuando yo viví en Jaca mis ocho primeros años de vida, en frente de mi casa, tomando la parte central con balcones cubiertos, no había edificaciones, lo que había era un campo descubierto de, más o menos, kilómetro y medio y en el lado que correspondería a la futura Calle del Coso, había únicamente dos abrebaderos con agua para que bebieran las bestias, mulas y yeguas, bueyes, etc. Hasta el 12 de octubre de 2022 si me hubieran preguntado en que calle de Jaca viví, hubiera contestado en "Ronda de Baños". A partir de ahora tendré que responder "Avenida de Oroel" y para centrar más al que pregunte, decirle que casi haciendo esquina con la calle del Coso que comienza muy cerca de allí.

Jaca

Jaca

Añadiendo en la perspectiva, la casa de mi tía Isabel que veremos más adelante

Jaca

Calles Ramiro I (izquierda) y Coso (derecha) en frente de mi casa, donde giraba la procesión mencionada.

Jaca

Las dos casas son de mi tía Isabel. En la primera vivía ella, luego sus hijos, mi prima Teresita y su marido Jacinto.

La última vez que estuvimos hace 24 años, en unas vacaciones de 15 días en compañía de mi esposa e hijos, recuerdo que fuimos a verles y estuvimos muy agradablemente sentados en una terraza cercana hablando animadamente, pero mi hija de 17 años, estaba en Canfranc con un amigo recién conocido en esas vacaciones. Como estábamos viviendo en unos apartamentos, le habíamos dicho que volviera a las 7 y nos fastidió bastate tenernos que ir diez minutos antes de las siete de la reunión que teníamos con Teresita y Jacinto pues lo estábamos pasando muy bien. La casa de mi tía Isabel siempre había representado un pequeño misterio para mí pues está hecha de una pieza y en el interior, los pasillos que comunican las habitaciones eran larguísimos. Por cierto, la casa tiene por detrás un hermoso jardín con piscina

Jaca

Aquí podemos ver en otra perspectiva la casa de mi tía Isabel

Jaca

Al abrir la puerta de la calle de mi casa en Ronda de Baños (ahora Avenida de Oroel), esto es lo que se veía

Esta fotografía de la entrada de mi casa la pudimos hacer porque cuando hice la última visita a Jaca, hace 24 años, fui con mi esposa a visitar a Don Miguel Santamaría. Me presenté como el hijo de un amigo suyo, Mariano Bayona (mi padre se llamaba igual que yo) y enseguida se acordó y se alegró muchísimo de que fuera a visitarle. Recuerdo que nos regaló una botella de vino tinto de su mejor cosecha y de que su mujer nos dijo si queríamos ver la entrada de la casa, los escalones preliminares. Yo le dije que sí pues los tenía en mi memoria pero habían pasado 24 años.

Jaca

Otra perspectiva de mi casa y la de mi tía Isabel. El edificio del fondo es el Instituto de Ciencias Naturales Domingo Mirall

Jaca

Lateral de mi casa calle Ronda de Baños (ahora Avenida Oroel). Cuando yo viví alí no había apenas dos coches en todo Jaca. Esta foto la hizo mi hermano Eduardo en julio de 2015

Jaca

Frontal de mi edificio y digo edificio y no mi casa, porque esos tres balcones corresponden (poniendo como ejemplo el tercer piso) al tercero primera, y nosotros vivíamos en el tercero segunda.

Jaca

Calle del Coso que une Ronda de Baños donde vivía y que hace años la renombraron como AVENIDA DE OROEL, hacia la calle Ferrenal donde vivía mi tía Pilar.

Mi vida en Jaca en esos ocho primeros años, se reducía a ir desde mi casa en Ronda de Baños, hasta la calle Ferrenal, al otro extremo de la calle del Coso, donde vivía mi tía Pilar (Tía de mi madre). Ella era Sastre y hacía vestidos para señoras y mi madre le ayudaba en ello.

Muchas noches, se reunían allí, en la casa donde vivía mi tía PIlar, mis padres, mi tía y algunas parejas de amigos de mis padres, a jugar a las cartas. Yo no sé en qué consiste pero recuerdo que hablaban de jugar al "julepe". Mientras ellos jugaban yo tenía toda el piso, que era bastante grande, para jugar. Me viene a la memoria cuando cogí el sarampión y estuve en la cama en casa de mi tía Pilar. También los flanes tan ricos que hacían en basitos metálicos pequeños. O en el gatito que había, que cuando yo iba a la casa, en la entrada había unas cortinas y siempre se subía a ellas y cuando abría la puerta y entraba se tiraba encima de mi en plan juguetón.

El final de la Calle del Coso, como veremos más adelante, termina en el Colegio de Santa María al que yo acudía cada día desde que empecé hasta los siete años, el octavo, cuando mis padres se trasladaron de ciudad, estuve estudiando en Los Escolapios. Al lado del colegio y justo en frente de la calle Ferrenal había una fuente que veremos en una próxima fotografía. En verano iba con un botijo y lo llenaba del agua fresca de la fuente y me lo llevaba a casa, a la de Ronda de Baños. Un recuerdo adicional que me ha venido a la mente, sobre el colegio de Santa María, es que había dos clases, una pequeña para los niños y otra mas grande para las niñas, porque había más estudiantes de sexo femenino que del masculino. Los niños estábamos con la hermana Victoria que era bajita y muy cariñosa y las niñas en la otra clase con una monja alta y delgada cuyo nombre he olvidado pero no el recuerdo de un castigo que me pusieron de ponerme de rodillas con las brazos en cruz, en la clase de las chicas, frente a ellas y la hermana alta me añadió un garbanzo debajo de cada rodilla y un libro en cada palma de la mano. Por aquella época, en frente de mi casa en Ronda de Baños, no había edificaciones, era una explanada de hierba y lo único que había en frente de casa eran dos abrebaderos de agua para los animales, pero ésto ya lo he mencionado antes.

Recuerdo que en verano mi padre había soldado un sillín en la barra de su bicicleta para que pudiera ir yo sentado entre sus brazos y nos íbamos al río Aragón a pescar. Bueno, era él el que pescaba. Yo me quedaba jugando en alguna badina y de tanto en tanto me decía "pescado va" y me lanzaba un pez que había cogido matándolo clavándole el pulgar en las branquias. Estaba prohibido el coger así los peces pero yo no lo sabía, me enteré muchos años más tarde. Volvíamos a casa con la cena fresca.

Jaca

El otro extremo de la calle del Coso que tuerce hacia la calle Ferrenal. En frente está el Colegio de Santa María. Cuando yo viví allí sólo había dos coches en todo Jaca, el del médico y otro.

Jaca

Calle Ferrenal con los dos edificios que había en la parte derecha mirando hacia la Peña Oroel. A continuacion venía el Cuartel Militar de Los Estudios hasta el final de la calle Ferrenal.
Recuerdo que mi madre les bajaba atados en una cuerda bocadillos para los soldados que hacían guardia ya que debajo de nuestro balcón estaban las casetas donde hacían guardia los soldados.
Ahora ya no es así, pues construyeron varios edificios blancos y techo gris separados de la "Casa de mi tía" por la llamada "Calle de los Estudios". Lo único que ha permanecido es la palabra "estudios".
Se puede ver claramente en la penúltima foto grande de abajo en cuyo pie pone que aún no se habían derribado los edificios de las Pistas de Hielo.

La calle Ferrenal no estaba asfaltada y bajaba hasta el final de lo que ahora se llama Avenida Oroel. Era una zona de unos 50 metros antes de llegar al borde donde no había ningún barandao como lo hay ahora y en frente se veía el suelo lleno de hierba inclinado 45 grados hacia abajo como medio kilómetro o menos hasta una pequeña carretera. Después estaba el río Gas y seguía hastas las montañas o montículos que hay previos al gran macizo de la Peña Oroel. Esa era la zona donde jugábamos de niños con mis amigos Víctor y Enrique. Víctor vivía al lado, en la calle Las Cambras, a continuación de la fuente. Enrique no recuerdo donde vivía. Ahora, la calle Ferrenal que es llamada calle "del" Ferrenal, está cortada mucho antes por la Calle de los Estudios y tiene en frente edificios blancos con techo gris.

Jaca

El mencionado otro extremo de la calle del Coso con el Colegio de Santa María.

Jaca

La calle de Las Cambras donde vivía mi amigo Víctor.

Jaca

La mencionada fuente que tiene en frente el comienzo de la calle Ferrenal y a su derecha el comienzo de la calle de Las Cambras.

Jaca

La iglesia de Santo Domingo. En el centro la casa donde vivía mi tía Pilar. Después venía el Cuartel de Los Estudios y en frente estaba todo el paisaje con la Peña Oroel al fondo.
Ahora no es así. Como he mencionado poco antes, la calle del Ferrenal está cortada por la Calle de los Estudios y en frente hay casas de fachada blanca con techo de color gris.

Jaca

Ana López Artell, la fotógrafa de Jaca, señala hacia la Peña Oroel

Jaca

Vista de la Peña Oroel nevada.

Jaca

Vista estropeada de la Peña Oroel por la construcción del Palacio de los Juegos de Invierno. Se puede ver la cruz de hierro de 9 metros de altura que hay en la Peña.
Los edificios de la la Pista de Hielo también fueron derruidos y no sé como están en estos momentos. Mirándolo con el Google Maps, se ve una explanada desierta donde pueden aparcar coches.

Jaca

Roberto y Mapi (el hijo de mi hermano Eduardo y su novia) alcanzando la punta de la Peńa Oroel al lado de la cruz de hierro.

Jaca

Un gran paisaje natural, el de mi infancia, estropeado por la construcción de la Pista de Hielo y el palacio de al lado.
Después, no sé en qué fechas, tiraron todos los edificios de las Pistas de Hielo y quedó una explanada donde aparcaban los coches.


Jaca

La estación de ferrocarril de Jaca.

Cuando viví en Jaca, entre la estación y el comienzo de la ciudad, había una carretera de un kilometro y medio rodeada de campo. Hoy en día, está rodeada de casas que son la expansión que ha tenido Jaca por ese lado sobre pasando la estación y siguiendo más arriba.

Jaca

La estación de ferrocarril de Jaca. Enviada por mi hermano Eduardo.

Jaca

La estación de ferrocarril de Jaca vista del otro lado.

Jaca

Postal de 1969 del libro de Pedro Juanín Esteban "Origen de las calles de nuestra ciudad" en la que se puede ver el Bar Somport y el comienzo del Paseo de la Constitución.
En frente comienza la Calle Mayor y en el fondo se puede ver la montaña en cuyo alto está el Fuerte de Rapitán.

Jaca

Inicio de la Calle Mayor con el edificio del Bar Somport al fondo.

Jaca

Calle Mayor con el edificio del Ayuntamiento.

Jaca

Calle Mayor con el edificio del Ayuntamiento al fondo.

Jaca

La Calle Mayor se llena de gente en Fiestas.

Jaca

Calle Mayor con el edificio del Ayuntamiemto en primer plano a la izquierda. Ver la placa elíptica como primera imagen de esta web.
Girando a la izquierda está la calle Ramón y Cajal, seguida de la Plaza del Marqués de la Cadena, Iglesia de Santo Domingo, finalizando en la calle Ferrenal que vemos más abajo.

Jaca

Plaza del Marqués de la Cadena. Al fondo izquierda la iglesia de Santo Domingo que termina todo en la calle Ferrenal.

Jaca

Final de la calle Ferrenal. El edificio medio soleado de la izquierda es donde vivía mi tía Pilar.

Cuando yo viví allí, en mis primeros años de vida, en vez de la casa con techo gris de la izquierda estaba el cuartel Militar de los Estudios y la calle Ferrenal estaba cerrada por un muro con una puerta central. Luego se quitó el muro y quedaba todo abierto hasta el cambio de inclinación del suelo en unos 45 grados de bajada frente al valle por el que circulaba el río Gas y que teminaba en los comienzos de la montaña que culminaba con la Peña Oroel. Era nuestra zona preferida para jugar pues no circulaban coches. Ya he dicho que en aquella época sólo había dos coches en todo Jaca, el del médico y otro. Como he esplicado antes, toda esa zona que usábamos de juego desapareció se hizo la Calle de los Estudios y se edificaaron viviendas blancas con el techo gris.


Jaca

Vista de la entrada del Paseo de la Constitución

En la época en que viví en Jaca, a ambos lados de la entrada al Paseo de la Constitución, había dos bloques de piedra de unos dos metros de largo, otros dos de alto y algo mas de uno de ancho. Era típico en cualquier día, pero especialmente los domingos, ver a los niños intentando escalar por si mismos el bloque para encaramarse en él. No sé en qué año los quitarían, imagino que puede ser producto de algún accidente de caída de algún niño. En el centro del paseo había una gran quiosco donde los festivos actuaban orquestas tocando diferentes tipos de música, (ver abajo).

Jaca

Vista del quiosco en el centro del Paseo de la Constitución

Jaca

Entrada al Paseo de la Constitución y Gran Hotel a la izquierda en 1959, tres años después de irme de Jaca (Imagen enviada por mi hermano Eduardo)

Jaca

Vista de la Ciudadela de Jaca con la Peña Oroel al fondo.

Jaca

Vista de la Ciudadela en sentido contrario a la imagen de arriba con el fuerte de Rapitán de fondo.

Existe un libro sobre el Fuerte de Rapitán escrito por Juan Antonio Sáez García.

Jaca

Vista de la Ciudadela rodeada por las casas de Jaca.

Jaca

Uno de los límites de Jaca con la Ciudadela era la Avenida Primero de Mayo que podemos ver aquí.

Jaca

Jaca rodeando la Ciudadela

Arriba a la izquierda se puede distinguir el Puente de San Miguel y ello indica que la hilera de árboles que hay allí señalan el cauce del rio Aragón

Jaca

Jaca rodeando la Ciudadela. Se puede distinguir en la parte centro derecha de la foto, el colegio de Santa María, edificio blanco alargado
y la calle Ferrenal hasta el final que en un tiempo se hallaba lo que llamaron "Mirador de la Peña Oroel"

Jaca

Jaca rodeando la Ciudadela y expandiéndose. Aquí, aún no habían derribado "Las Pistas de Hielo" ni construido el ascensor de desnivelación que veremos luego.

Notar la gran diferencia de nivel del casco antiguo de Jaca, del resto de edificaciones más modernas y que están por debajo del nivel de la Jaca clásica. Incluso los edificios de la derecha, se nota que son de otra época más moderna. Cuando yo viví entre 1948 y mi ida en 1956 a los 8 años, mis amigos y yo teníamos todas las calles de Jaca para jugar y cuando, por la calle Ferrenal, donde vivía mi tia Pilar, llegábamos al borde plano del terreno que se inclinaba unos 45 grados, nos poníamos sentados y bajábamos "de culo" sobre la hierba hasta llegar a la pequeña carretera que había, después venía el río Gas en el que nos bañábamos a veces y seguía el terreno hasta acercarse a los montes pegados a la gran cadena que culmina en la Peña Oroel. En verano toda la bajada de hierba estaba llena de amapolas y margaritas. Ahora, todo eso se ha llenado de construcciones, además del Palacio de Hielo y la bóveda para patinaje interior han roto el equilibrio natural que había y por supuesto se ha destruido totalmente el paisaje natural que veías al mirar hacia la Peña Oroel sin ninguna construcción entre medio. Hay que recurrir a postales antiguas si lo quieres ver como antes. El negocio del ladrillo se introdujo y ya no hay nada que hacer. Para mi, Jaca es el círculo elíptico del centro más La ciudadela, todo lo demás no existía cuando viví allí, aunque comprendo que las ciudades crecen y se expanden.

En esta fotografía se puede observar, entre otras cosas, el colegio de Santa María al que asistí de niño. Es el edificio alargado con ventanas y techo rojo y poco más adelante se distingue muy bien el edificio dondo vivió mi tía Pilar y en el que tantos días felices pasé. Están (para su localización) en la linea que sube desde la frase "resto de edificaciones" a diez centímetros del borde inferior de la foto. Eso nos indica también la localización de la calle del Coso en la que está ese edificio. Si nos fijamos, la Jaca clásica es como una parte redonda del terreno ligeramente elevada del resto (entre 40 y 50 metros de diferencia de nivel). También se puede ver "El Paseo de la Constitución" lleno de árboles que terminan en el "Paseo de la Cantera", uno de los bordes de Jaca que da a los campos de la parte de arriba de la foto. Me resulta curioso que reconozca todo esto pues me fui de Jaca en 1956, volví unos pocos días de vacaciones en 1998, pero hacía 40 años que no había estado, excepto unos días en 1958 que volvimos porque mi padre quiso que todos sus hijos nacieran en Jaca y mi madre se había quedado embarazada de mi hermano pequeño Eduardo.

En la plataforma casi circular de la parte alta de Jaca, notar el vacío que señala esa circularidad y es que antes Jaca fue una ciudad amurallada y ese hueco fue el que dejaron las murallas cuando las quitaron, murallas que se construyeron para defender a Jaca de la invasión de Francia y antes de los musulmanes. El gran conflicto se resolvió el día en que todas las jacetanas se unieron a sus maridos duplicando así el ejercito y pudiendo vencer de esta manera a los franceses. Existe un libro que habla sobre la muralla. Se titula "Jaca. Una ciudad que tuvo murallas. Su historia y derribo (195 a.C. - 1960)", escrito por Valentín Mairal López en 340 páginas ilustradas. Todavía está grabado en mi memoria como había un resto de las murallas que iba de pared a pared entre el "Cuartel de los Estudios" y el edificio que había en frente, con una puerta en el centro.

Para mí hay tres clases o tres particularidades de Jaca a nivel arquitectónico pero que sin duda deben influir en la población que los habita. El primer círculo, es el más importante, "casualmente" el más alto geográficamente hablando, que es dónde se halla todo lo culturalmente valioso de Jaca, donde está la Catedral de San Pedro, el Monasterio de Santa Inés, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia del Carmen, calles conocidas por todos los jacetanos por el nombre como la calle Mayor, que es la más importante y que atraviesa la ciudad de lado a lado y donde se celebran las grandes festividades; la calle Ferrenal, la calle del Coso, la calle de Las Cambras, la calle Ramiro I, la calle del Carmen, la calle Santiago Ramón y Cajal (que vivió durante un tiempo en Jaca), la calle Zocotín, la plaza del Marqués de la Cadena, la plaza de la Catedral, la plaza Biscós, por supuesto que allí se halla el Paseo de la Constitución con su kiosco musical central, el Paseo de la Cantera que marca y señala el final total de la ciudad por ese lado, edificios de gran presencia como el "El Gran Hotel". etc.. Se podría decir, exagerando, que si no has estado en el primer círculo, realmente, no has estado en Jaca sino en todo caso, en los alrededores de la ciudad. Claro, cuando yo viví en Jaca desde mi nacimiento hasta los ocho años que mi familia se fue, sólo existía el circulo central mencionado. Todo lo demás era campo para jugar, como niños que éramos, y barranco por el que deslizarse hasta el río Gas.

El segundo círculo, que no es circular, es la continuación al mismo nivel que el primero hasta llegar a la estación de Ferrocarril, casi kilómetro y medio, que son todo viviendas donde predomina el color blanco de sus paredes y el gris o rojizo de sus techos. Esta es una zona carente de monumentos y que es simplemente ciudad dormitorio. Recuerdo ir a Jaca, bajar del tren y detrás de la estación habían aparcados un autobús y un taxi, pero bajábamos andando por la carretera que había entre el campo a ambos lados hasta llegar a la ciudad. Ahora "ese paisaje" ya no es posible porque Jaca se extendió sobrepasando la estación de ferrocarril, de manera que si insistes en ir andando, lo haces rodeado de las casas de ese "barrio dormitorio" hasta entrar en la ciudad de Jaca.

Y hay un tercer círculo, parte a la derecha de la foto y parte a la izquierda, también con edificios blancos con techos grises o rojizos y que estando varios metros por debajo del primer círculo, sin ningún tipo de interés cultural y también se le podría denominar barrio dormitorio, que lo es, pues hay muchísimas personas, principalmente de Zaragoza, me comenta mi hermano Fernando, que se compran un apartamento en Jaca para tenerlo a su disposición para días de vacaciones. Es decir, el nivel de interés cultural de Jaca sólo se encuentra en el primer círculo.

Ver los dos niveles de altitud de Jaca, cómo aumentaba y cómo lo han solucionado

Jaca

Jaca

Como se puede ver en las imágenes de arriba la elevación de nivel era cada vez mayor, hasta que hace muy poco, en octubre de 2022,
se ha terminado de poner el nuevo elevador que facilita con su estructura del tamaño de una casa de ocho pisos, poder superar la desnivelación con facilidad.

Jaca

Ana nos señala los dos niveles poblacionales de Jaca

Jaca

Ascensor que nivela la altura equivalente a un edificio de ocho pisos

Jaca

Ascensor que nivela la altura equivalente a un edificio de ocho pisos

En estas imágenes se puede ver claramente los dos niveles de altitud que tiene Jaca que llega hasta igualar la altura de un edificio de ocho plantas. Como ya he comentado, el primer nivel es el de Jaca propiamente dicho con todo lo que tenga de interés cultural y en el otro nivel se halla una Jaca en la que solo hay viviendas, o sea forma parte de una Jaca como ciudad dormitorio, como me decía mi hermano Fernando, viviendas para tener un lugar que usar durante las vacaciones. Cuanto más nos alejamos de esta imagen el desnivel se hace mayor. Se puede ver en las imágenes de arriba.

Abajo puedes ver el aspecto que tenía de niño en Jaca en compañía de mis padres y en las dos últimas con mi tía Pilar, que como he dicho más arriba, en realidad era la tía de mi madre, pero nos acostumbramos a que la llamara tía Pilar, aunque lo correcto hubiera sido llamarla tía abuela Pilar. El niño pequeño de las fotos es mi hermano Fernando que nació seis años después que yo. El Colegio Santa María organizó una procesión en Semana Santa hecha exclusivamnete con niños y tuve el honor de ser escogido para encabezarla y llevar la bandera. En las dos útimas fotografías me da a mí la impresión de mostrar una cara con un rictus de "niño malo" o por lo menos "muy travieso" que éso sí lo era, aunque la razón verdadera es que acababa de pasar el tifus. Todas las fotos de niño son de 1954 menos la de la bandera que es de 1960 y las últimas en color, no recuerdo cuando nos las hicieron.

Me quedan por mencionar los pocos recuerdos que tengo de los juguetes que más me gustaban cuando vivi en Jaca. Solo voy a mencionar cuatro: Los fuertes con indios y vaqueros de plástico con los que jugábamos Víctor, Enrique y yo en la explanada del final de la calle Ferrenal, previa al cambio de inclinación de 45 grados para bajar al río Gas. Les hacíamos fuertes con piedras grandes y con arena y el juego consistía en tirar piedras pequeñas a la fotaleza del enemigo hasta dar por tumbado a todos los soldados. También en plástico, me producía un gran goce a la vista jinetes y caballos de los Caballeros de la Tabla Redonda. Luego para jugar en casa recuerdo una caja con muchos utensilios con los que se podía fabricar un coche y darle cuerda para que andara y también, un precioso autobús que andaba solo dándole un buen empujón desde arriba. Pero el mejor de todos, fue un colt 45 con la culata nacarada y balas de color marrón que las introducías en sus espacios correspondientes del tambor de forma que dicho tambor estaba en una posición en la que las balas no coincidían con el tubo del cañón. Pero al darle al gatillo, el tambor giraba y al coincidir con el tubo del revólver, iban saliendo una detrás de otra las balas impulsadas por potentes muelles que hacían el efecto de la pólvora.

Jaca


JACA NEVADA

Vista aérea de Jaca completamente cubierta por la nieve. Fotografía anónina


AVENIDA OROEL

La primera casa de la izquierda es la casa donde nací en el tercer piso. Abajo está la bodega de D. Miguel Santamaría, amigo de mi padre. La calle se llamaba Ronda de Baños hasta hace poco que la cambiaron por Avenida Oroel. La puerta es el número 6. Ver primera foto de la página.


CALLE MAYOR

Calle Mayor por Rebeca Ruiz


ESTACION INTERNACIONAL DE CANFRANC

Estación Internacional de Canfranc. Enviada por mi hermano Fernando


MARIANO MARIANO


Transición Jaca - Amposta

Termino esta página señalando el periodo de transición que hubo entre mi salida de Jaca y mi llegada a Amposta, ciudad a la que destinaron a mi padre como administrador de la única oficina de Correos que había en Amposta, en la provincia de Tarragona. Y ese período de transición lo quiero esplicar introduciendo un nuevo personaje en mi familia que no he mencionado hasta ahora. Ya he explicado que mi tía Pilar trabajaba en su casa, en su taller, confeccionando trajes y vestidos para señoras y señoritas y que mi madre la ayudaba, pero también tenía otra ayudante que vivía en su misma casa, en el piso de arriba, una chica de quien no sabía decir en estos momentos cuantos años tendría, pero para mí era una constante diaría. Siempre que iba a casa de mi tía Pilar estaba Araceli, que así se llamaba y yo creo que su edad estaría rondando los 20 o 21 años. Cuando nos trasladamos de Jaca a Amposta, ella decidió venirse con nosotros.

Recuerdo que su padre fue el causante de que nunca me gustara el futbol por la anécdota que no recuerdo si la he puesto ya en alguna otra parte de estas páginas pero que por si acaso, la vuelvo a explicar. Un día estando en el campo de fútbol del Jaca, me enrrollé a hablar con el portero y lo despisté de su faena de manera que le metieron un gol y se perdió el partido. El árbitro que era el padre de Araceli se abalanzó hacia mí y mi dio unos cuantos tortazos de modo que salí corriendo hacia mi casa y nunca más volví a pisar un campo de futbol y este deporte dejó de gustarme.

En Amposta, Araceli jugaba mucho conmigo, pasábamos horas en un almacén que había previo a abrir la puerta que daba entrada a la terraza del edificio donde vivíamos y en cuyo primer piso estaba la única oficina de Correos que había en Amposta y donde estaba mi padre trabajando como administrador. No había nada relacionado con el sexo, simplemente éramos muy buenos amigos aunque yo notaba que ella me cuidaba. No sé cuanto tiempo permaneció en Amposta porque no lo recuerdo, pero si me acuerdo de un día que nos comunicó que había decidido irse a vivir a Barcelona y así lo hizo y nunca jamás volvi a saber nada de ella. Abajo dejo una fotografía en la que estamos en el comedor de la casa de Amposta y se ve a Araceli detrás de mi y al lado. Los otros dos niños son mi hermano Fernando que está con mi tía Pilar, seis años menor que yo y mi hermano Jesús ocho años menor que yo en brazos de mi madre.

La importancia de vivir en Jaca o vivir en Amposta, para mí se reduce a cómo fui tratado en uno y otro sitio y en Amposta fui tratado desde el principio de manera excelente. De hecho, fue en Amposta donde me aficioné al Cine y los Comics, dos de mis mayores pasiones. En cuanto a la historia de ambas ciudades, lo empecé a hablar con un amigo mío que es de allí pero apenas pude decir nada porque nada más empezar tomó él la palabra explicando cosas sobre Amposta que yo no conocía. Luego me limité a ver que ponía el Google sobre ambas ciudades y sólo diré que la extensión que se dedica a Jaca es justo el doble de la dedicada a Amposta y hablando únicamente del apartado de la Historia en ambas ciudades, siendo más antigua Jaca que Amposta. Algo curioso es que siempre me había imaginado que Jaca era más pequeño en extensión que Amposta, pero según el Google Jaca tiene 406,4 kilómetros cuadrados y Amposta 136,2.

ARACELI

Transiciones totales

Nací en Jaca en 1948 y permanecí hasta mis ocho años, es decir, hasta 1956. Fue la época de mi primera infancia. Luego mi padre fue trasladado a Amposta como Administrador de Correos (en Jaca era un mero funcionario). Allí permanecimos de 1956 a 1960 que mi padre pidió traslado a Zaragoza, donde nos fuimos y yo estuve en Zaragoza desde los 12 años que tenía en 1960 hasta los 18 que gané unas oposiciones para entrar a trabajar fijo en la Compañía Telefónica Nacional de España, que así se llamaba porque no había otras compañías como ocurre en la actualidad. Como no salió plaza para Zaragoza, escogí la que más cerca estaba que resultó ser Tarragona, donde estuve poco más de un año pues fui llamado para hacer el Servicio Militar obligatorio y escogí como plaza Zaragoza, donde pude estar cerca de dos años pues cuando terminé el Servicio Militar a los pocos meses me devolvieron a Tarragona donde hice oposicioes para el cargo siguiente (era Mecánico y me presenté para Operador Técnico). Yo tenía intención de pedir Mallorca y así lo hice y me la concedieron pero tan solo cinco minutos después anunciaron que una persona había pedido también Mallorca y tenía prioridad sobre mí por estar casado, así que solicité Barcelona y allí me quedé para siempre. Al poco tiempo estudié el Preuniversitario, pues en Zaragoza sólo había estudiado hasta el Bachiller Superrior, y conseguí entrar en la Universidad de Barcelona en la Facultad de Filosofía y Letras, Sección Psicología, que era el título que se daba por aquel entonces a los Psicólogos, que en cuarto curso (entonces las carreras duraban cinco años) se escogía si querías ser Psícologo Laboral (para las empresas), Infantil o Clínico, que es el que yo hice.

Al año siguiente me cambié de carrera, licenciándome en Psicología Clínica, pero no ejercí pues preferí seguir estudiando "Otras Psicologías" que no eran consideradas oficiales, como fue estudiar las obras del armenio George Ivanovich Gurdieff y después seguí con la de su discípulo inglés Peter Ouspensky. Estuve 12 años dando conferencias en una institución llamada Gnosis basadas en las enseñanzas de Gurdieff y Ouspensky y después, por variadas circunstancias largas de explicar, lo dejé y me dediqué a una vida más relajada coleccionando comics expecializándome en los comics clásicos norteamericanos y después añadí a Superman en todas sus variedades. Luego dediqué tres años a estudiar Coreano en la Escuela Oficial de Idiomas, con la profesora Hwang Song Ok a la que siempre recordaré con cariño, y a mi amiga y compañera de cursos Laura, incluso escribí, para quien le interesara y no pudiera asistir a clases presenciales, un curso en la Red de "Coreano básico para españoles"

Hay dos cosas características de Jaca y de Amposta. En Jaca, "La Ciudadela", que hemos podido ver en fotos que he puesto más arriba, que es un fuerte en forma de estrella pentagonal con enormes fosos donde viven familias de ciervos con un museo militar muy visitado por el turismo y que está rodeado de los propios edificios de la ciudad de Jaca. Y en Amposta tenemos la entrada a la ciudad cruzando el rio Ebro a través de su famoso Puente Colgante que se hizo dos veces pues durante la Guerrra Civil española fue bombardeado. Tiene 24 metros de altura y 134 de longitud. El puente de Amposta se hizo inspirándose en el puente de Brooklyn de New York. Yo he estado en los dos puentes y puedo decir que para mí es más emocionante estar en uno de los laterales para peatones que tiene el puente de Amposta, sobre todo si andas hasta la mitad y te paras viendo el gran caudal que lleva el río Ebro y cuando pasan camiones o autobuses tiembla todo el puente y tú tiemblas con él, una emoción que está ausente cuando cruzas la parte superior del puente de Brooklyn que es para los peatones y hasta bibicletas. Allí, el tráfico rodado va por el piso de abajo y tú no lo notas. La luz o distancia entre los dos pilares es en el de Brooklyn de 486 metros y en el de Amposta de 134, pese a todo impresiona más pasar por el de Amposta.

EL PUENTE COLGANTE DE AMPOSTA


Tres libros escritos

PROYECTO SIGMA    ARACELI

El libro "Proyecto Sigma. GA-S en Conmutación", es un libro tamaño 29 x 20.7 centímetros encuadernado con portada de cartulina blanda, con 122 páginas y que previo a escribirlo tuve que ir a Madrid durante poco más de dos meses para hacer un curso sobre ordenadores dentro de los cuales iría integrado porteriormente el Proyeco Sigma que no explico pues no viene a cuento con el relato de esta página ya que son tecnicismos propios de la Telefónica en 1996, datos que hoy en día no existen pues la tecnología de la Telefónica cambió sustancialmente al transistorizar todos sus equipos.


EL ANTIFAZ DEL GUERRERO    EL ANTIFAZ DEL GUERRERO

"El Antifaz del Guerrero" es un libro encudernado en cartoné tamaño 24.5 x 17 centímetros , con 280 páginas de alto gramaje con unas pocas ilustraciones en blanco y negro Este libro fue Dolmen Editorial quienes me pidieron que lo escribiera y les dije que no podía pues estaba muy ocupado en mis páginas web. Entonces me propusieron ponerme un "negro" al que yo le indicaría qué textos tomar y de dónde cogerlos, ya que mis páginas del Guerrero eran muchas y largas y sin una guía era imposible llevar a cabo la misión. El trabajo Dolmen se lo ofreció al periodista salmantino, especializado en escribir sobre comics, Diego Matos, con quien nos pusimos en contacto, pudiendo él escribir su parte dentro del libro.


EL PRIMER SUPERHEROE    EL PRIMER SUPERHEROE

"SUPERMAN. El primer superhéroe", es un libro encudernado en cartoné tamaño 24.5 x 17 centímetros , con 224 páginas de alto gramaje profusamente ilustradas con dibujos y portadas inéditas de Superman. Este libro también fue Dolmen Editorial quienes me lo pidieron que escribiera y les volví a decir que no podía pues estaba muy ocupado en mis páginas web. Entonces me volvió a proponer ponerme un "negro" al que yo le indicaría qué textos tomar y de dónde cogerlos, ya que mis páginas de Superman eran muchas y largas y sin una guía era imposible llevar a cabo la misión. El trabajo Dolmen se lo ofreció, como antes, al periodista salmantino, especializado en escribir sobre comics, Diego Matos, con quien nos pusimos en contacto, pudiendo él escribir su parte dentro del libro. El problema le vino a Dolmen cuando le pusieron una multa por parte de DC Comics por haber editado el libro con Superman en la portada y no haberles pedido permiso a ellos. Además DC consiguió que el libro se prohibiera en España y fue retirado de todas las librería y grandes almacenes donde estaba a la venta. Desde entonces, sólo se puede conseguir fuera de España. A mi me regalaron 12 libros como pago y yo seguí haciendo mis páginas web que es lo que me interesaba y no quise entrar en pleitos pues conocía personalmente a los dirigentes de Dolmen Editorial y tenía buena relación personal con ellos.

También he coleccionado discos de Los Beatles, juntos y por separado teniendo varias ediciones. Todos en CD y muchos en Vinilo que es como más me gustan por haberlos conocido así en Zaragoza en 1963. También de Los Rolling Stones, The Who, Genesis, Jethro Tull, Emerson, Lake and Palmer, The Kinks y alguno más. En lo material no tenía problemas pues nunca dejé de trabajar en la Telefónica, hasta mi prejubilación a los 52 años, que era la edad con que empezaron a prejubilar gente en la Telefónica pasando en poco tiempo de 75.000 empleados que éramos a 25.000 y siguió bajando, debido a que la nueva tecnología transistorizada ahorraba mucho trabajo humano.


Indice de las páginas web realizadas hasta el momento

La ciudad de Jaca    Prince Valiant Sundays 1937-1956    Lance    Flash Gordon & Jungle Jim (1934-1944)    Dan Dare Pilot Of The Future    The Heart of Juliet Jones    Mary Perkins On Stage    El Eternauta    El Hombre enmascarado (The Phantom)    Tarzan    El Guerrero del Antifaz    Pantera Negra y Pequeño Pantera Negra     Superman    Spanish Superman Homepage     Superman Expandido    Supergirl    Supergirl de Peter David    Superman Forever    Superman Returns    Superman en España    Legion of Super-Heroes    Smallville    La ciudad de Amposta    Los Diez Mandamientos    La llegada    El rostro impenetrable    El mundo de Suzie Wong    The Delinquents    Kylie Minogue    Ava Gardner    Betsy Blair    Sara Montiel    Kim Wilde    Hurts    Coreano básico para españoles    Mi paso por Telefónica (1968-2000)    Evita 1919 - 1952    Documentos gráficos de Evita    Documentos gráficos de Evita (2)    Mi paso por Dolors Aleu   


DOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLEN
Esta página está dedicada a mi esposa Dolors Cabrera Guillén, fallecida por cáncer el día 12 de marzo de 2007 a las 18.50 y por seguir su última voluntad, ya que conociéndome, antes de morir, me hizo prometerle que no abandonaría la realización de mis páginas web.

Homenaje a Dolors Cabrera Guillén 


(C) Copyright Mariano Bayona Estradera de Jaca y Dolors Cabrera Guillén de Barcelona 1997 - 2006
Mariano Bayona Estradera de Jaca 2007 / 2022 ....
Página creada con el asistente automático para crear páginas WEB WebFacil